DATACIÓN E HISTORIA:

La trona que hemos restaurado en este caso, data de finales del S.XVIII y S. XIX, sufriendo modificaciones y arreglos caseros a lo largo de los años ya que perteneció a la familia que me la regaló  y fue utilizada aproximadamente por  muchos niños a lo largo de su historia.

La trona la localicé en la Casa Grande de Extremadura junto con otros muebles donde llevaba más de 20 años abandonada a su suerte y sus propietarios iban a deshacerse de ella por la venta de la casa y el estado en el que se encontraba.

Una trona que fue de uso cotidiano y muy utilizada por el estado en la que se encontraba, aunque tuve la suerte de que no estaba infectada por xilófagos.

MATERIAL

La trona está unida mediante chambranas centrales ensambladas por caja y espiga a media madera. Tres barrotes torneados en el respaldo y brazos ensamblados y el asiento está confeccionado de Enea.

El material utilizado para la silla es una mezcla de pino en el armazón y parte del respaldo acompañando el roble en los reposabrazos, las barras del respaldo y la chambrana inferior posterior.

Por un lado se encuentra el armazón de las patas y parte del respaldo de madera lisa, acompañada de madera torneada en los reposabrazos y respaldo.

En la parte inferior se encuentran chambranas centrales de varios estilos… lisos, torneados con betas negras y otros más actuales pertenecientes a los S.XX y ahora en el 2018 finalmente decido restaurarla y acondicionarla para uso decorativo.

Confeccionada en madera de roble y algunas piezas de pino, realizada por los propietarios sufrió a lo largo de las décadas múltiples arreglos para su utilización.

El asiento es de enea y se mantiene el original debido a su buen estado de conservación.

ESTADO DE CONSERVACIÓN:

Debido a los años de abandono, la suciedad acumulada era evidente, sus barnices claramente oxidados así como parte de la silla se encontraba desencolada en los ensamblados. Su estructura es muy débil y tiene poca estabilidad.

La estructura de la madera tenía roturas, piezas añadidas no originales y en algunas  zonas de la estructura  madera hendiduras originales para ensamblar madera inexistente. Clavos innecesarios, masilla en mal estado y reponer la pieza de madera que falta en la parte delantera del asiento.

PROPUESTA DE INTERVENCIÓN:

Lo primero que se realizó fue una cata de solubilidad y la eliminación físico-química de barnices deteriorados.

Posteriormente se realizó una reparación estructural, las partes rotas fueron arregladas eliminando todos los clavos que se encontraron, masillando posteriormente los agujeros y colocando las maderas de protección.

La reintegración cromática a posteriori  fue un poco más complicada ya que en la parte de los reposabrazos se tuvo que utilizar la técnica Rigattino. Técnica que utilicé para reproducir el veteado de la madera que con la masilla desapareció para pasar finalmente a un barnizado a base de gomalaca.

Utilizaron a lo largo de los años para sus reparaciones, clavos, masillas, ensambles, etc…

La enea se limpió con Ácido cítrico para eliminar toda la suciedad acumulada a lo largo de los años.

PROCESO DE INTERVENCIÓN:

 

  • Se procedió a la limpieza con Acohol Etílico (96º) con cabos de algodón envueltos con lana metálica muy fina para eliminar toda la suciedad y barnices oxidados.
  • Con Isopo empapado de Alcohol y bisturí se eliminaron los restos que no se pudieron eliminar en la anterior limpieza.
  • Se eliminaron los restos de cola de caballo.
  • Procedimos a la eliminación de todos los clavos y desmontar la silla para encolarla y volverla a encolar y montar nuevamente, para fortalecer la estructura y darle consistencia.

  • Cortar los listones protectores laterales del asiento a medida, profundizar los ensambles de la trona de madera con una gubia y formones de distintos tamaños hasta conseguir encajar las piezas.
  • Colocar los listones protectores laterales y delanteros nuevos y tuve que encolarlo y colocarle un gato.
  • Tintar los protectores del asiento utilizando tinte al agua en la cantidad de 3ml. de roble por 1ml. de teka en los listones y posteriormente un poco de tinte de nogalina disuelto en agua.
  • Para rellenar los huecos existentes en la trona, utilicé Araldite a partes iguales HV427 y SV427 endureciendo de esta forma los huecos dándole consistencia a la madera. Al ser un producto muy tóxico es necesario la utilización de guantes a la hora de manipular este producto.
  • Lijado suave e igualar los espacios rellenados con Eraldite.
  • Para la integración cromática de las partes rellenadas, utilicé pintura Gouache. Para comprobar que el color es el correcto hay que pasar un isopo mojado con spirit White en la zona restaurada y conseguir que se aproxime lo máximo al color original de la trona. El veteado se consigue con pintura gouache de color sepia y negro y un pincel muy fino utilizando la técnica Rigattino.
  • Una vez conseguida la integración cromática le di una capa de gomalaca al 1/20 para fijar la integración.
  • La enea con la que está realizada el asiento se limpió con ácido nítrico y cabos de algodón.
  • Para finalizar esta restauración se le da varias manos de gomalaca, en este caso 3 de gomalaca al 1/20 y otras 2 al 1/15.

Finalmente así quedó la Trona de Bebé tras todo este proceso de restauración. Os dejo una foto de como quedó finalmente la trona de enea.