Esta mesa es una mesa con historia. La rescaté de la Casa Grande de Villanueva de la Serena en Extremadura en el 2015. Esta casa era conocida en toda Villanueva de la Serena por su gran espacio interior, 13 habitaciones, escalera de mármol, techos abovedados, el alicatado original hasta mitad altura, chimeneas enormes, prácticamente cabía dentro de pie. Una auténtica maravilla a pesar de encontrarse prácticamente en ruinas. La mesa como todo lo que allí se encontraba llevaba más de 20 años abandonada.

Esta mesa, fue utilizada para comer los niños que allí habitaban, madera maciza, cajones muy compactos y profundos y que  a pesar de la suciedad y faltarle algún pomo, la estructura estaba intacta. Grandes recuerdos de una familia comiendo alrededor de ella, donde los niños jugaban y correteaban por toda la casa y sus grandes patios interiores.

Tras una buena limpieza tanto exterior como de eliminación de restos de pintura ya que originalmente las patas eran verdes, se trató con una protección anticarcoma y se procedió a una de las cosas que más me gustan… tunear los muebles. Darles otro aspecto al original como si renaciesen para reafirmarse en la actualidad que no restaurar ya que restaurar es mantener la pieza en su estado original. Y como la iba a utilizar en la terraza de la piscina como mesa auxiliar para guardar los cubiertos y accesorios para la mesa principal, tenía que estar preparada para el exterior.

En un viaje a Ucrania cuando fui a conocer a la familia de mi hija en acogida, tuve la gran suerte de encontrar unos pomos de cerámica con una mariposa central… Y ya sabéis como me gustan las mariposas así que los compré junto con el papel que usaría de decopage en la parte superior de la mesa.

Una mesa llena de historia que probablemente hubiese acabado en algún contenedor, cuya historia me encantó porque fue el lugar donde muchos niños fueron felices en su infancia y que de alguna manera esos recuerdos siguen vivos con nosotros en nuestra casa.

Una mesa como las que ya no se encuentran por la calidad de la madera, así como su ensamblaje, probablemente de los años 50 y que gracias a su calidad a soportado todos estos años sin sufrir prácticamente nada su estructura.