Ayer 12 de Agosto tuve el privilegio de ir a comer al Restaurante Canyes de Pinedo enValencia. De manera fortuita acabé en este restaurante regentado por Tomas Martínez.

Tomás lleva dos años al frente de este Restaurante que según me explicó, lleva más de 40 años existiendo.

Antiguamente era una Barraca Valenciana cuya propietaria tiene actualmente 90 años y que junto a su marido representados en la foto dieron vida a este Local. La propietaria vive actualmente en la misma finca del restaurante.

Un Restaurante que guarda la esencia, antigüedades y alicatado original donde se ha modificado lo mínimo para que mantenga el alma de sus creadores.

En la fachada, podemos observar dos Falleros, ellos fueron los primeros propietarios del local. Una auténtica obra de arte con azulejos que representan la Valencia de antaño.

Los precios son asequibles y la restauración de alta calidad, con sabores que hacía tiempo mi paladar no sentía y siempre de postre tienes la posibilidad de degustar un postre casero.

 

Las arcadas fueron idea original del primer propietario del Local. Para poder construirlas tuvo que buscar los ladrillos a lo largo de toda la comarca. Sin duda un gran acierto y una maravilla.

Las paellas de pato por encargo buenísimas…

Sin  duda un lugar con alma como los que a mí me gustan, con historia, donde no sólo se degusta una buena comida, sino que la decoración acompaña y Tomás Martínez un auténtico encanto.

Si vais por la zona, no podéis dejar de pasar por aquí.