Es difícil lidiar muchas veces con el día a día.
La vida a veces simple, a veces complicada y otras te la complican.
Discusiones absurdas, sin sentido, que te arrebatan los suspiros, la alegría y las ganas.
Desaparece tu sonrisa, tu esencia, pero son pruebas que te va dando la vida para afrontar problemas, a veces absurdos para conocer el mundo.


Y ahí están los amigos, que te escuchan, te soportan hasta cuando ni tu mismo te soportas.
Que te arrancan sonrisas, carcajadas y te besan y te abrazan.
Esos amigos que te regalan hermosas palabras, te animan y te dicen… Tu lo estás haciendo bien.