Miro tus ojos y me reflejo en tus pupilas,
Retrocedo años atrás cuando solo eras una niña.
Recuerdo todas las aventuras que pasamos juntas.
Y la mujer en que te has convertido.
Te eduqué con principios y valores,
eres responsable y luchadora,
sabes lo que quieres, las ideas claras,
te entrego educación y armas para luchar por un mañana.
Un mañana desconocido,
deseando poder disfrutarlo contigo,
y poco a poco conseguiremos
con todo el esfuerzo que supone
tu felicidad ansiada y mi tranquilidad
al ver que vas alcanzando metas
poco a poco con tu esfuerzo.
No ha sido ni será fácil,
pero poco a poco iremos avanzando
por caminos complicados
a veces difíciles y únicos
pero cuando nos juntamos y hablamos
todo se convierte en sonrisas y risas
y unidas junto a tu hermano
somos uno a la hora de ayudarnos,
de apoyarnos y de organizarnos.
Orgullosa de vosotros, de vuestros logros, orgullosa de vuestra lucha
por sobrevivir en este mundo de locos,
no resulta fácil, pero el día que me vaya
viajaré tranquila al otro Mundo,
Sabiendo que juntos y unidos
Siempre saldremos adelante.